29 de abril de 2017

Poblado de la edad de bronce / Poboado da idade de bronce.

































 













Durante a fase de obras










 Materiales empleados




Mimbre/vimbios

varas de avellano/abeleira

Retama sin preparar /xesta sen preparar

palos de castaño / paos de castiñeiro

retama preparada / xesta preparada
El pasado verano tuve la suerte de formar parte del equipo que ejecutó la reparación de le recreación del poblado de la edad de bronce del Parque arqueológico de Campo Lameiro.
El poblado se había construido a partir de la información arqueológica e paleoambiental existente, a traves de un ejercicio de arqueoloogía ambiental. Para su construcción se emplearon los mismos materiales efimeros utilizados es las construciones originales (madera, paja, barro y retama), por lo que su durabilidad es obviamente limitada. Transcurridos mas de cinco años desde su construcción, necesitabn ser repadasos para que puedan seguir cumpliendo su función dentro del parque arqueológico.

En el año 2015, redacté unha memoría técnica para su reparación, y finalmente las oras se realizaron en el verano d e2016.

Setrataba de los siguintes trabajos:

Renovación del cierre perimetral del poblado y del redil para el ganado, con la colocación de estcas de castaño de entorno a 200cm de alto y 8-10cm de diámetro, clavandolas en el suelo unos 50cm, y la colocación de varas de avellano de 1'5 a 3'5 cm de diámtro  colocadas transversalmente entrelazadas con las estacas.

Reparación del revoco de baro de las cabañas, en los zócalos mas deteriorados, en torno a 50cm de altura, tanto en el interior como e el exterior de las cabañas, y repasar el revoco de toda la superficie. Este revoco es de paja-barro, y para hidrófugar levemente el mismo se añadía silicato potásico por difusión.

Reparación de las cubiertas de las cabañas y los cabazos con retama amarrada a la estructura de palos de castaño de la misma.
Sustitución del entramado del cierre de los cabazos con varas de avellano entrelazadas a los palos verticales que conforman la cámara del cabazo.
Ademas se realiazaron las puertas, tanto de las cabañas como de los cabazos y del cierre. Algunhas se hicieron con retama y otra con varas de avellano y mimbre.
Alguna de las cubiertas de la cabañas incorporaron una lamina impermeable transpirabe y otras no, para observar como se conserva mejor a lo largo de los años.

El trabajo lo pude hacer con la ayuda de Carmen García (arquitecta) y de Carola Sánchez (restauradora especialista en barro), y la construcción la llevó a cabo Citania Arqueologia S.L., una empresa epecializada en arqueologia.



Poboado da idade de bronce.

O pasado veráo tiven a sorte de formar parte do equipo que fixo a reparación da recreacion do poboado da ideade de bronce do Parque Arqueolóxico de Arte Rupestre de Campo lameiro.

O poboado fora construído a partir da información arqueolóxica e paleoambiental existente, a través dun exercicio de arqueoloxía experimental. Para a súa construción empregáronse os mesmos materiais efémeros utilizados nas construcións orixinais (madeira, palla, barro e xesta), polo que a súa durabilidade é, obviamente, limitada. Transcorridos xa máis de cinco anos desde a súa construción, cumpría reparalos para que poidan seguir cumprindo a súa función dentro das instalacións do Parque Arqueolóxico.

No ano 2015 eu redactara unha memoria técnica para a súa reparación, e finalmente as obras realizaronse no verao do 2016.

Tratábse de realizar os seguintes traballos:

Renovación total do peche perimetral do poboado e do redil para o gando, coa colocación de estacas de castiñeiro de entorno a 200cm de longo e 8-10cm de diámetro, cravándoas no chan uns 50cm e acolocación de varas de abeleira de 1’5 a 3’5cm de diámetro colocadas transversalmente entrelazadas coas estacas.

Reparación do revoco de barro das cabanas, nos zocalos mais deteriorados, en torno a 50cm de altura, tanto no interior como no exterior das cabanas, e repasar o revoco de toda a superficie. Este revoco é de pallabarro, e para hidrófugar levemente o mesmo se engadía silicato de potasio por difusión.

Reparación de teitos das cabanas e dos cabazos, con xesta  amarrada a estrutura de paus de castiñeiro da cuberta.

Substitución do entramado do peche dos cabazos con varas de abeleira entrezlazadas a os paus verticais que conforman a cámara do cabazo.

Ademais se fixeron as portas tanto das cabanas como dos cabazos e o peche. Algunhas fixeronse con xesta e outras con varas de abelaira e bimbios.

Algún dos teitos das cabanas incorporou una lamina impermeable transpirable e outras non, para ver como se conservan mellor ao longo dos anos.


O trabajo o puiden facer coa axuda de Carmen García (arquitecta) e de Carola Sánchez (restauradora especialista en barro), e a construcción levouna acabo Citania Arqueologia S.L., unha empresa epecializada en arqueoloxía.









30 de marzo de 2017

Otra de ruinas

Hace unos días, por motivos profesionales tuve la ocasión de visitar una aldea abandonada a las orillas del río Miño.
Se trataba de la Aldea de A Barca. El nombre le viene de su origen. Por ella pasaba el Camino Real de castilla, que proseguía hacia la costa cruzando el Miño gracias a un embarcadero. Desde él salían las barcas que transportaban personas y mercancías.
Gracias a la existencia del paso, surgió la vida, el comercio, etc, y el asentamiento cobró importancia.
Con la construcción de un puente. el asentamiento perdió su sentido, y con la construcción del embalse de Frieira, que anego parte de sus tierras, la aldea se despobló. Ahora solo quedan sus ruinas que nos cuentan lo que fue. Con el derrumbe de lo tejados, el agua ha ido debilitando los muros. Pese a los intentos del ayuntamiento de mantener visible las edificaciones, incluso haciendo pasar una ruta senderista por el aldea, la naturaleza se ha ido adueñando de las estructuras arquitectónicas. Ya se hace difícil distinguir alguna de la edificaciones entre la vegetación que invade estancias y muros.





















Outra de ruinas

Hai uns días, por motivos profesionais tiven a ocasión de visitar unha aldea abandonada ás beiras do río Miño.
Tratábase da Aldea de A Barca. O nome vénlle da súa orixe. Por ela pasaba o Camiño Real de castela, que proseguía cara á costa cruzando o Miño grazas a un embarcadoiro. Dende el saían as barcas que transportaban persoas e mercadorías.
Grazas á existencia do paso, xurdiu a vida, o comercio, etc, e o asentamento cobrou importancia.

Coa construción dunha ponte, o asentamento perdeu o seu sentido, e coa construción do encoro de Frieira, que anego parte das súas terras, a aldea despoboouse. Agora só quedan as súas ruinas que nos contan o que foi. Coa derruba do tellados, a auga foi debilitando os muros. Malia os intentos do concello de manter visible as edificacións, mesmo facendo pasar unha ruta senderista pola aldea, a natureza foise apoderando das estruturas arquitectónicas. Xa se fai difícil distinguir algunha da edificacións entre a vexetación que invade estanzas e muros.

28 de febrero de 2017

Rehabilitación de una vivienda unifamiliar
Proyecto / Proxecto: Rehabilitacion de una vivienda unifamiliar / Rehabilitación
dunha vivenda unifamiliar
Lugar: O Barreiro-Couso. Sandiás (Ourense)
Fecha de proyecto / Data do proxecto: Junio 2012/ Xuño 2012
Fecha de las obras/ Data das obras: marzo 2013-abril 2014
























Partimos de un sueño de sus propietarios que llevaba ocupando su cabeza desde hacía muchos años. Querían rehabilitar una pequeña edificación aislada, rodeada de prados y bosquetes, que hacía años había servido de vivienda. Contamos con una gran ayuda, el propio edificio, una pequeña casa de los años 40 del siglo pasado, con una imagen muy clara que enamora a toda la familia. Pero a la vez nos enfrentamos al reto de la dimensión. Se trata de una edificación de dos plantas de 30m2 cada una, con la imposibilidad de ampliación, tanto de superficie como de volumen, por situarse en suelo rústico, y la incapacidad de habitar la planta baja por que solo tiene 1'70m de alto.
En la concepción del espacio, el edificio existente era el que mandaba. Mantuvimos la puerta y ventanas. El pequeño habitáculo quedó como un espacio único en el que se encontraban la cocina, el estar y el dormitorio, y un baño cerrado en una esquina. Solo añadimos al volumen original, una pequeña galería acristalada con orientación sudoeste (la mejor de las que disponíamos).


La rehabilitación mantiene la estructura de madera existente, completándola con los pontones del forjado y de la cubierta.


Para aislar el edificio colocamos corcho negro, corcho aglomerado con su propia resina (suberina). El material le encanta al albañil, se coloca bien, se puede cortar con facilidad, se pisa sobre el sin problema. Se coloca en la cubierta en planchas de 8cm de espesor y en el forjado interior con 4cm
Para los paramentos verticales, al muro de piedra existente se añadió un trasdosado interior con entramado de madera y mantas de lana de oveja entre la madera. En cuanto está colocada la lana, la sensación en el interior de la vivienda es muy agradable, parece que estás directamente arropado por las mantas.


Los interiores se pintaron con pinturas naturales, y las carpinterías y el suelo de madera se acabó con un lasur de aceites naturales.
Para calefactar el pequeño espacio se tenía previsto colocar una pequeña estufa de pelets. Todavía no se ha colocado esta estufa y parece que no es imprescindible. Ya han pasado un invierno en la vivienda y los días que sale el sol, gracias a lo bien aislada que está y con la aportación de la galería que recoge la radiación solar y la incorpora al interior, se mantiene una temperatura suficiente.


La edificación tiene una superficie total de 95’60 m2 de los cuales, el edificio principal de la vivienda son 80’30 m2, aunque en realidad propiamente habitables son 37’75m2 útiles.







A redacción do proxecto foi bastante tranquila. Partimos dun sono dos seus propietarios que levaba ocupando a súa cabeza dende había moitos anos. Querían rehabilitar unha pequena edificación illada, rodeada de prados e bosquetes, que había anos servira de vivenda. Contamos cunha grande axuda, o propio edificio, unha pequena casa dos anos 40 do século pasado, cunha imaxe moi clara que namora toda a familia. Pero á vez enfrontámonos ao reto da dimensión. Trátase dunha edificación de dúas plantas de 30 m2 cada unha, coa imposibilidade de ampliación, tanto de superficie coma de volume, por situarse en chan rústico, e a incapacidade de habitar a planta baixa por que só ten 1'70 m de alto.


Na concepción do espazo, o edificio existente era o que mandaba. Mantivemos a porta e ventás. O pequeno habitáculo quedo como un espazo único no que se atopaban a cociña, estar e o dormitorio, e un baño pechado nunha esquina. Só engadimos ao volume orixinal, unha pequena galería acristalada con orientación sudoeste (a mellor das que dispoñiamos).
A rehabilitación mantén a estrutura de madeira existente, completándoa cos pontóns do forxado e da cuberta.
A cuberta está executada con tella sobre listóns, e sobre o illamento térmico. Como illamento utilizamos cortiza negra. O material encántalle ao albanel, colócase ben, pódese cortar con facilidade, písase sobre el sen problema. Tamén o utilizamos para illar o forxado interior da vivenda. Para os paramentos verticais, ao muro de pedra existente engadiuse un reforzado interior con armazón de madeira e mantas de la de ovella entre a madeira. En canto está colocada a la, a sensación no interior da vivenda é moi agradable, parece que estás directamente arroupado polas mantas.


Os interiores pintáronse con pinturas naturais, e as carpintarías e o chan de madeira acabouse cun lasur de aceites naturais.
Para quentar o pequeno espazo tíñase previsto colocar unha pequena estufa de pelets. Aínda non se ten colocado esta estufa e parece que non é imprescindible. Xa pasaron un inverno na vivenda e os días que sae o sol, grazas ao ben illada que está e coa achega da galería que recolle a radiación solar e a incorpora ao interior, mantense unha temperatura suficiente.


A edificación ten unha superficie total de 95’60 m2,  dos que o edificio principal da vivienda son 80’30 m2, ainda que en realidade, propiamente habitables son 37’75m2 útiles.